Yo, Julia – ( Premio Planeta 2018 ) – Santiago Posteguillo

Solo una mujer puede forjar una dinastía. Yo, Julia es una novela histórica ambientada en Roma, presentada al Premio Planeta como El ascenso y bajo el seudónimo de James Sussex. 

192 d.C. Varios hombres luchan por un imperio, pero Julia, hija de reyes, madre de césares y esposa de emperador, piensa en algo más grande: una dinastía. Roma está bajo el control de Cómodo, un emperador loco. El Senado se conjura para terminar con el tirano y los gobernadores militares más poderosos podrían dar un golpe de Estado: Albino en Britania, Severo en el Danubio o Nigro en Siria. Cómodo retiene a sus esposas para evitar su rebelión y Julia, la mujer de Severo, se convierte así en rehén.

De pronto, Roma arde. Un incendio asola la ciudad. ¿Es un desastre o una oportunidad? Cinco hombres se disponen a luchar a muerte por el poder. Creen que la partida está a punto de empezar. Pero para Julia la partida ya ha empezado. Sabe que solo una mujer puede forjar una dinastía.

«Es complejo decidir cómo se va a contar una historia. Esto es, si se quiere hacer bien, tal y como se deben acometer todos los empeños en los que uno se embarca. Lo que implica, en el caso que nos ocupa, evitar ser uno de esos que se aventuran al relato sin antes considerar bien cómo organizar las ideas. Si uno va a ser proclive a semejante desatino entonces es mejor que ni tan siquiera empiece la empresa. Por eso he dedicado tiempo, esfuerzo e ingenio a pensar sobre esta cuestión: ¿cómo contar la historia de Julia Domna, la emperatriz más poderosa de Roma?».

Ha conseguido bastante prestigio, sobre todo entre los incondicionales del género histórico, a lo largo de los años, con la trilogía de Escipión, el Africano (Africanus, el hijo del cónsul, Las legiones malditas, y La traición de Roma) y la de Trajano (Los asesinos del emperador, Circo máximo y La legión perdida), y otros trabajos como «La sangre de los libros» o el recopilatorio de cuentos «La noche en que Frankenstein leyó el Quijote». Ahora, Santiago Posteguillo acaba de consagrarse tras ganar el Premio Planeta 2018, con su décima novela.

«Me voy a tomar el premio como una responsabilidad, en la medida en que mis novelas puedan llegar a más gente», explica el profesor de Lengua y Literatura en la Universidad Jaume I de Castellón. «Lo digo en serio. Siempre he procurado enseñar y deleitar, y hacerlo lo mejor posible. En la medida en que mis novelas puedan llegar a más gente, quiero seguir enseñando. Con las novelas históricas puedes enseñar, pero que sean entretenidas».

Sinopsis de «Yo, Julia«, las esposas retenidas

Documenta la historia de Julia, esposa de Septimio Severo, iniciador de la dinastía Severa. Natural de Emesa, hija de un rey-sacerdote del culto al dios El-Gabal, los astrólogos le habían anunciado que se casaría con un rey, y acaba contrayendo matrimonio con el citado Septimio, a quien ha conocido en Siria.

En el 192 d.C., cuando Julia tiene 19 años, el Senado se confabula para terminar con la dictadura de Cómodo, emperador loco cuyo mandato resulta imposible de soportar. Pero éste decide retener a las esposas de los gobernadores militares más poderosos, para evitar que éstos den un golpe de estado. Entre ellas se encuentra Julia, pues su cónyuge controla la zona del Danubio…

Reseña de «Yo, Julia«, una mujer de altura


En realidad no cambia demasiado con respecto a anteriores obras del autor, lo que desesperará a sus detractores, pues se ha hecho con alguno, pero también agradará a sus numerosos incondicionales, y en general a la mayoría del público aficionado a la novela histórica. Salvo por el detalle de que esta vez tiene como personaje central a una mujer, en el año del #MeToo, y la reivindicación de los derechos de las mujeres, lo que por otro lado resulta bastante loable. 

Evita sucumbir a la tentación de que Julia parezca un personaje moderno, sino que se describe una mujer propiamente de su época, que utiliza su inteligencia, y hasta su belleza, para lograr sus objetivos en la sombra, aprovechando que el género femenino estaba subvalorado, y apenas se le presta atención, moviendo los hilos mientras se mantiene en segundo plano.

En ese sentido está muy bien reflejada la mentalidad de entonces. Quizás se ensalce demasiado al personaje, sin mostrar aparentes defectos (como anteriores protagonistas del autor), pero resulta bastante creíble. Se le puede achacar que algún personaje secundario sí resulta un tanto plano, pero sin que ello eclipse el desarrollo de la trama.

Como cabe suponer, está muy documentada, sin que ello signifique que los datos ahoguen al lector, o enturbien el desarrollo de las tramas, pues el autor sabe ofrecer bastantes datos costumbristas, así como explicaciones bastante detalladas de la situación política y militar; haría falta ser un gran experto para señalar algún error, y éste sería bastante menor, pues por norma general resulta bastante convincente. De ritmo dinámico, y con detalles que van despertando la curiosidad del lector, la obra se detiene especialmente en dos batallas, Issus y la de Lugdunum, pintadas con todo lujo de detalles. 

Cada uno de los cinco extensos capítulos está introducido con unas notas del célebre médico Galeno, que cuenta su experiencia personal con la protagonista. Pero el grueso del libro de Yo, Julia está contado en tercera persona. Hace gala de una prosa bastante asequible para cualquier tipo de lector. El título trae a la memoria «Yo, Claudio«, de Robert Graves, autor que ha sido una influencia fundamental en la obra de Posteguillo, como él mismo reconoce.

Quizás alguno eche de menos algo más de juego literario y de inventiva, pero no es lo que pretende el autor, sino que en la línea de su maestro ofrece una novelización plausible de lo que debió ocurrir, en función de los datos que nos han quedado, rellenando huecos, como él mismo reconoce en las notas, como a la hora de nombrar a las esposas de algunos militares «pues no queda claro en las fuentes clásicas cómo se llamaban», según comenta. Sea como fuere, se trata de un entretenimiento bastante aceptable. 

Aquí está el libro

Te puede interesar: El tatuaje del ángel – Inmaculada Román Torralbo

Deja un comentario