Nunca discutas con un tonto – Leonardo Ferrari

El libro sobre los tontos y la estupidez humana. Cómo detectar la estupidez, ya sea propia o ajena, y cómo sacar provecho de quien es tonto

Nunca discutas con un tonto: Quien presencie la discusión podría confundirte con él

El tema de la estupidez humana ha dado para mucho a lo largo de la historia. Y aun da mucho de sí, lo que pasa es que ya estamos muy acostumbrados a los tontos. No sé si los medios de comunicación nos han saturado de tontuna y sus tonterías, pero ya no la percibimos. Pero la estupidez, lo que es existir, existe.

Este libro trata sobre la estupidez y los estúpidos. Todos somos estúpidos de vez en cuando (generalmente más veces de las que creemos) y además tratamos con gente que hace estupideces. Además, es justo reconocer que personas que parecían tontas en realidad nos hicieron quedar a nosotros como tales. Por este motivo he escrito este libro, para intentar detectar la tontuna propia y la ajena, evitando disgustos y aprovechando las ocasiones que nos brinda la sociedad que nos regala el estar rodeados de necios.

No se conoce ninguna especie animal que podamos definir como estúpida. Es más, en ningún momento realizan ningún comportamiento que podríamos calificar de estupidez o tontería, y aunque a un observador poco experimentado se lo pudiera parecer, al final, esa conducta siempre es con el fin de la supervivencia de la especie. Conviene recordar que somos los más modernos sobre el planeta, por lo que las otras criaturas no serán tan tontas…

Sin embargo, el ser humano, ya sea de forma individual o colectiva ha dado infinitas pruebas de estupidez. Tal vez sea por aquello de que somos una especie inteligente y con libre albedrío. Por eso somos libres de equivocarnos y caer en la tontuna, al contrario de otras especies sin estos atributos. Asusta pensar cómo sería una especie alienígena con miles de años de ventaja en las mismas cualidades de los humanos. Sus estupideces deberán ser astronómicas. Quizás por eso no hemos contactado aún.

El tema no deja de ser tragicómico, pues la estupidez en acción genera más catástrofes que cualquier otra cosa en el mundo. Aun así, tengo fe en nuestra especie, pues pese a todo este lastre de la estupidez, seguimos vivos. Y hasta se podría decir que avanzamos, aunque a veces no queda uno muy convencido.

Aquí está el libro

Te puede interesar: Domina tu mente – Steve Allen

Deja un comentario