La guerra financiera asimétrica – Santiago Casal Pereira y David Nuñez Longueira

Bienvenido a la batalla por la rentabilidad del pequeño inversor, esto es la guerra financiera asimétrica.

Nada hay más valioso que la libertad, al tiempo que pocas cosas resultan tan valiosas como la capacidad de elegir. Pero de nada sirven aquéllas sin un respaldo material sólido que nos permita disfrutarlas en la vida real.
La Guerra Financiera Asimétrica le ayudará a construir un patrimonio de manera eficaz y eficiente a través del cual hacer realidad sus sueños y los de sus seres queridos. Conozca el mejor y más seguro mecanismo de inversión a largo plazo a través del hilo bélico-financiero que le muestra este manual. Atrévase a ganar dinero y ser libre. Bienvenido a la guerra financiera asimétrica.

Lo mejor de «La Guerra Financiera Asimétrica»

«La Guerra Financiera Asimétrica» destaca por tres virtudes:

  1. Original analogía entre la guerra y la inversión
  2. Buena organización del contenido
  3. Empleo exhaustivo de datos históricos

Original analogía entre la guerra y la inversión

Lo primero que llama la atención de este libro es su vocabulario.

Desde un principio, los autores dejan claro que el título no es accidental. En todo momento, explican los conceptos bajo un enfoque bélico.

Describen a la perfección los enemigos y limitaciones de los pequeños inversores así como las armas que tenemos a nuestro alcance y cómo utilizarlas.

Una temática como la inversión, tan árida y poco interesante para la mayoría de personas, esta redactada de una forma tan original que su lectura resulta atractiva y amena.

Buena organización del contenido

El segundo punto fuerte del libro es la organización de su contenido.

«La Guerra Financiera Asimétrica» está dividida en 16 capítulos donde todos y cada uno de ellos tiene un objetivo claro.

Además, los términos se introducen poco a poco: la inflación, la importancia del ahorro, los fondos indexados, la inversión periódica, etc.

Esta buena estructura facilita al lector la asimilación de los conceptos.

Empleo exhaustivo de datos históricos

El tercer punto fuerte del libro es su empleo exhaustivo de datos históricos para fortalecer su tesis de inversión. En este caso, la inversión indexada y periódica.

En el momento que el lector entra en harina, las prácticas recomendadas por los autores son contrastadas con series de rentabilidades históricas exponiendo claramente cómo habría funcionado su estrategia en todo momento.

Finalmente, el libro no utiliza los datos únicamente para periodos bursátiles alcistas. Al contrario, en repetidas ocasiones explica cuáles serían los resultados de su estrategia indexada en épocas bajistas como, por ejemplo, el período 2008-2016 en el IBEX 35 o el 2000-2016 en el IBEX 35 y el S&P 500.

Lo peor de «La Guerra Financiera Asimétrica»

En lineas generales, el libro está perfectamente organizado, las ideas bien redactadas y los datos correctamente expuestos.

Sin embargo, «La Guerra Financiera Asimétrica» tiene algunas pequeñas sombras:

  1. Demasiado protagonismo para un fondo indexado mediocre
  2. Confianza excesiva en la renta variable

Demasiado protagonismo para un fondo indexado mediocre

Uno de los detalles del libro que menos me gustó fue el uso como ejemplo de fondo indexado los fondos Naranja de ING.

Existiendo buenas alternativas como los fondos Amundi o Vanguard con unos gastos corrientes del 0,35%. ¿Por qué poner el foco en unos fondos mediocres con unos gastos corrientes del 1%?

Excesiva confianza en la renta variable

El segundo punto que no me gustó de «La Guerra Financiera Asimétrica» fue su defensa a ultranza de la renta variable.

Siguiendo la estela de otros libros, los autores defienden la renta variable como el único aliado del inversor a largo plazo.

Es cierto que, durante los últimos 200 años, en períodos de 20-25 años la renta variable ha sido el mejor activo para preservar y aumentar tu patrimonio.

Sin embargo, soy un firme defensor de la diversificación de activos. Primero, como factor descorrelacionador y reductor de la volatilidad. Segundo, como protección frente a cisnes negros.

Personalmente, me hubiese gustado ver una comparativa de rentabilidad y comportamiento de su estrategia indexada al 100% en renta variable frente a una cartera más diversificada.

¿Recomendaría «La Guerra Financiera Asimétrica?»

Rotundamente sí.

No solo se trata de un libro que expone correctamente las ideas de la inversión indexada sino que también enseña la operativa correcta que debe ejecutar todo inversor pasivo.

David Nuñez Longueira estudió Derecho en la Universidad de A Coruña, cursó un Máster UNED en Mercados Bursátiles y Derivados Financieros y un Experto Universitario en Bolsa y Mercados por la Universidad de Alicante.

Santiago Casal Pereira estudió Ciencias Ambientales en la UNED y realizó diversos cursos en la UNED relacionados con inteligencia y terrorismo.

Aquí está el libro

Te puede interesar: 10 reglas para comprender el mundo – Tim Harford

Deja un comentario